lunes, 4 de julio de 2011

Composición de la tinta. Cromatografía.

Objetivo:

Utilizar la técnica de cromatografía para separar los componentes de una tinta comercial

Fundamento Teórico:

Los biólogos, médicos y químicos necesitan con frecuencia separar los componentes de una mezcla como paso previo a su identificación. La cromatografía es una técnica de separación de sustancias que se basa en las diferentes velocidades con que se mueve cada una de ellas, a través de un medio poroso, arrastradas por un disolvente en movimiento. Vamos a aplicar esta técnica para separar los pigmentos utilizados en una tinta comercial.

Materiales:

• Una tira de papel de filtro o poroso (se puede usar el papel del fi ltro de una cafetera o incluso recortar el extremo –sin tinta– de una hoja de periódico)
• Rotuladores o bolígrafos de distintos colores
• Un vaso
• Un poco de alcohol

Procedimiento:

1. Recorta una tira del papel poroso que tenga unos 4 cm de ancho y una altura un poco mayor a la del vaso.

2. Enrolla un extremo en un bolígrafo (puedes fijarlo con cinta adhesiva) de tal manera que el otro extremo llegue al fondo del vaso.

3. Pinta una mancha con un rotulador negro en el extremo libre de la tira, a unos 2 cm del borde. Procura que sea intensa, pero que no ocupe mucho espacio.

4. En el fondo del vaso, vierte alcohol hasta una altura de 1 cm, aproximadamente.

5. Sitúa la tira dentro del vaso de tal manera que el extremo quede sumergido en el alcohol, pero la mancha fuera de él.

6. Puedes tapar el vaso para evitar que el alcohol se evapore.

7. Observa lo que ocurre: a medida que el alcohol va ascendiendo a lo largo de la tira, arrastra consigo los diversos pigmentos que contiene la mancha de tinta. Como no todos son arrastrados con la misma velocidad, al cabo de un rato se ven franjas de colores.

8. Repite la prueba empleando agua en lugar de alcohol.

9. Una vez más, pero ahora utiliza una tira de papel de cuaderno y alcohol. Si lo deseas, repite la experiencia utilizando diferentes colores de tintas; así descubrirás los pigmentos que los componen.

Verificacion:

• ¿Cuántas manchas de colores puedes contar a lo largo de la tira de papel?

• ¿Qué pasa si utilizas agua en vez de alcohol?

• ¿Qué pasa si utilizas una tira de papel de tu cuaderno?

Explicacion

La mancha de tinta se separa en sus diferentes componentes porque el color que observamos es el resultado de una mezcla de diferentes pigmentos, los cuales fueron separados mediante la técnica de cromatografía.

Debido a que el agua no es un disolvente de la tinta, no separa los diferentes pigmentos como lo hace el alcohol. De la misma manera, la hoja de cuaderno, por no ser un material poroso, no favorece que el alcohol arrastre los diferentes pigmentos de la tinta. Esperamos que le esten gustando estos experimentos caseros

Agua congelada en cuestión de segundos.

Bueno amigos seguimos con los experimentos para niños, y ahora mostramos una manera de convertir el agua en hielo en cuestion de segundos, los materiales son faciles de conseguir.


>> Vaso de agua


>> Pajita o sorbete


>> Sal


>> Encendedor





Procedimiento:

1) Agregar sal en el vaso de agua

2) Luego quemar la punta de la pagita tapando la otra punta, e introducirla en el vaso

3) Retirar del dedo de la pagita y LUEGO retirar la pagita del vaso

4) Esperar unos segundos y veran que se congela


Video Explicativo:


La energia de las patatas.

Materiales:

•1 papa
•2 montadientes
•2 cables
•sal
•pasta de diente
•algodón
•Una cuchara
•Un cuchillo
Procedimiento:

1) Cortar la papa a la mitad. Luego, a una de las mitades, le harás dos perforaciones con los montadientes y pasarás los cables por allí. A la otra mitad le quitarás una pequeña porción del centro, con la ayuda de una cuchara.

2) Hacer una mezcla con sal y pasta dental, y colocarlo en el agujero que haz hecho con la cuchara en una de las mitades de la papa.

3) Una vez puesta la mezcla, tienes que unir las dos partes de la papa. Recuerda que los cables tienen que unirse dentro de la mezcla. Ahora con los montadientes sujetas las dos mitades.

4) Una vez cerrada, colocas un pedacito de algodón en la punta de uno de los cables y esperas 5 minutos.

5) Ahora para hacer fuego, ya pasados los 5 minutos, debes unir los cables y comenzará a prenderse fuego el algodón.

6) Si no te quedo claro el procedimiento, el video te sacara de dudas

Observación del ADN.

OBJETIVO

El objetivo principal de este experimento es el de poder observar sin microscopio el ADN, utilizando únicamente materiales caseros.

MATERIALES

- Hígado de pollo
- Detergente líquido
- Enzimas (Zumo de piña)
- Alcohol blanco
- Licuadora
- Recipiente de vidrio o plástico
- Vaso de precipitados o cualquier vaso con graduaciones (para bebés)


PROCEDIMIENTO

1.- Se corta en pequeños trozos el hígado de pollo. Luego se coloca en la licuadora y se echa suficiente agua como para que, al cabo de 10 segundos de licuar, se tenga la consistencia de una crema.
Luego se vierte el licuado en un vaso de precipitados por medio de un colador para separar algunas partes que no se hayan licuado lo suficiente.
Se mide el licuado en el recipiente y se añade ¼ de detergente líquido del total del licuado.
Se remueve suavemente con ayuda de una cuchara.

2.- Se añade 1 cuchara de Enzimas y se remueve con cuidado y lentamente por unos 5 minutos. Si se mezcla con demasiada rapidez o con mucha fuerza puede que se rompa el ADN, con lo que no podríamos observarlo.

3.- Se vierte la mezcla en un recipiente alto y delgado hasta la mitad.
Se ladea el recipiente y se vierte alcohol con mucho cuidado, evitando que se mezcle con el líquido de abajo.
Luego de unos minutos se podrá observar unos filamentos blancos dentro del alcohol y que se elevan de la mezcla de hígado, detergente y enzimas. Estamos observando el ADN.


martes, 28 de junio de 2011

Pulidor para objetos de plata.

La plata se empaña porque, en contacto con el aire, se combina con azufre y forma el sulfuro de plata. Cuando se forma una pequeña capa de este sobre el objeto de plata, lo oscurece. Se puede, entonces, devolver el antiguo brillo a la plata eliminando el sulfuro de plata de su superficie.

Necesitas:

  • 1 objeto empañado de plata
  • 1 plato lo suficientemente grande para sumergir el objeto de plata
  • Papel de aluminio para cubrir la parte inferior del plato suficiente agua para llenar el plato
  • 1 olla para calentar el agua
  • Bicarbonato de sodio (alrededor de 1 taza por galón de agua)

Instrucciones:

  1. Cubre la parte inferior de la cacerola con papel aluminio.
  2. Coloca el objeto de plata sobre la lámina de aluminio. Asegúrate de que la plata esté en contacto con el aluminio.
  3. Hierve el agua en la olla.
  4. Una vez hervida, retírala del fuego y colócala en el lavadero.
  5. Añade el bicarbonato de soda (recuerda que la proporción debe ser de una taza por cada galón de agua). Ten cuidado, ya que la espuma se extiende y puede derramarse (por eso, pusimos la olla en el lavadero).
  6. Vierte la mezcla de bicarbonato y agua en el plato, de tal forma que cubra por completo el objeto de plata.
 


Por qué funciona:

Hay dos maneras de eliminar el recubrimiento de sulfuro de plata. La primera es remover el sulfuro de plata de la superficie; esto se logra mediante el proceso de pulido, que elimina tanto el sulfuro de plata como la plata misma del objeto. El segundo método —el de este experimento— consiste en invertir la reacción química y convertir el sulfuro de plata nuevamente en plata; a diferencia del proceso de pulido, el objeto de plata se mantiene intacto. Muchos metales, como el aluminio, forman compuestos de azufre. Algunos de ellos tienen una mayor afinidad con el azufre que la plata. Es el caso de este experimento, donde el sulfuro de plata reacciona frente al aluminio: la solución de bicarbonato de sodio permite que los átomos de azufre se transfieren desde la plata al aluminio y formen sulfuro de aluminio. Es necesario que ambos metales estén en contacto, ya que entre ellos fluye una pequeña corriente eléctrica que permite la reacción. Estas reacciones, utilizadas también en las baterías, se conocen como reacciones electroquímicas.

Gel antibacterial casero.

Todos estos ingredientes los consigues facilmente en cualquier farmacia.
• 6 cucharadas o 90 ml de alcohol etílico (etanol al 72%)
• 3/4 de cucharadita de carbopol
• 1/4 de cucharadita de glicerina pura
• 1/4 de cucharadita de trietanolamina 


Utensilios: 

• Tazón de vidrio con capacidad de 1 litro
• Colador de malla fina
• Flanera o recipiente chico de vidrio
• Agitador de globo
• Envase de plástico con tapa de botón a presión con capacidad de 100 ml.


Preparacion:
 
Coloca el colador de malla fina sobre una flanera o recipiente chico de vidrio, vierte el carbopol sobre el colador y deshaz los grumos con ayuda de una cucharita a fin de pulverizarlo completamente. 

Vierte el alcohol en el tazón y agita con el globo fuertemente mientras agregas poco a poco el carbopol. 

Agrega la glicerina mientras agitas suavemente con el globo.

Cuando se haya disuelto por completo el carbopol y no se aprecien grumos, vierte el alcohol en gel en la botella de plástico y tape firmemente.
 
Para usar el gel antibacterial se deben lavar las manos utilizando agua y jabón líquido, frotándolas por lo menos durante 20 segundos. Enseguida enjuagar, secar y aplicarlo. Utilizado de esta manera darás la mejor protección frente a cualquier bacteria y virus.

Jabón liquido casero.

MATERIALES:

* Un recipiente de barro, metal o cristal
* Una cuchara de madera
* 3 litro de agua
* 3 litro de aceite (usado de freir)
* 500 gramos de soda cáustica


PASOS A SEGUIR:

Echamos en el recipiente, la soda cáustica y añadimos el agua con mucho cuidado, ya que la sosa cáustica puede quemarnos la piel, asi que procura no tocarla.

Ahora es el momento de ir añadiendo el aceite poco a poco, mientras con la cuchara de madera vamos moviendo la mezcla. Este proceso debemos prolongarlo durante un buen rato, una hora aproximadamente, hasta que tengamos una pasta espesa de color blanquecino.

Ahora dejamos reposar durante un par de días y listo ya tenemos nuestro jabón casero.

Si quieres que el jabón sea un aromático, podes echarle aceites esenciales de limón, fresa o lo que tu prefieras. Si quieres que el jabón salga más blanco podes añadir un producto blanqueante, como un chorrito de añil.